ITEMSI

Alguna vez te has preguntado para que sirven las normas ISO

Muchos emprendedores y autónomos desconocen la función y significado de la normativa ISO. La “Organización Internacional de Normalización” o ISO, es el organismo encargado de promover el desarrollo de normas internacionales, tanto de productos como de servicios, a través de la estandarización de normas voluntarias que se usan en las empresas para su mayor eficiencia y rentabilidad económica.

Objetivos de las normas ISO

Las funciones de las normas ISO se basan mejorar la eficiencia de los procesos de las empresas, y establecer un sistema de gestión calidad reconocido a nivel mundial, facilitando la comunicación internacional y las negociaciones y comercios a nivel global.

Asimismo, estas certificaciones están creadas para implantarse en empresas de cualquier tamaño y ámbito: normas de calidad, medio ambiente, riesgo, seguridad y salud, formación, innovación, tecnología, etc.

Entre los objetivos de las normas ISO, encontramos los siguientes:

  • Aumentar la productividad de las empresas, dado que se hace un uso óptimo de los recursos, conllevando ello una reducción de costes y, traduciéndose en un mayor nivel de ventas.
  • Gracias la mejora en la eficacia y eficiencia durante los procesos de producción, se reducen los errores y se logran productos y servicios de mejor calidad.
  • Se realiza una definición más exacta de cada proceso mediante documentación específica y profesionalizada (manuales de calidad, de procedimientos, instrucciones, técnicas de proveedores, etc.).

En definitiva, toda norma ISO sigue cuatro principios fundamentales que son:

  • Responsabilidad de la dirección.
  • Gestión de recursos.
  • Realización del producto o servicio.
  • Medición, análisis y mejora.

Así, los objetivos de las normas ISO suponen para las empresas un certificado de garantía y de calidad de los productos y servicios que ofrecen, incrementando la productividad de las compañías y ayudando a dar un empujón a su rentabilidad.

Utilidad de las normas ISO

Actualmente, las empresas conviven en un entorno de grandes turbulencias, con grandes cambios económicos y sociales. Por esta razón, las compañías tienen la misión de estar siempre a la vanguardia y ofrecer la máxima calidad en sus productos si quieren sobrevivir en el mercado actual.

Y, pese a que las normas ISO son de aplicación voluntaria, muchas empresas no las ven ya como una simple opción, sino como una meta que conseguir sí o sí para poder ofrecer la máxima calidad garantizada a sus clientes. Por ello, las políticas de calidad de las empresas, en enfocan, cada vez más, en la obtención y mantenimiento de estar normas y sellos de calidad. Se trata de obtener mayor prestigio y situarse en situación de ventaja frente a la competencia más directa, incluyendo un valor diferencial a los productos y servicios ofrecidos por la compañía en cuestión.

Iniciar conversación
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Estamos a tus órdenes para resolver tus dudas. ¿Cómo podemos ayudarte?